Nueve de cada diez dentistas lo dicen: jugar al tenis de mesa, endurece las raices.