Jugadores y técnicos, todos a una